Kein Vaterland
Kein Vaterland
Kein Vaterland
Kein Vaterland
Kein Vaterland

Kein Vaterland

Entre 1847 y 1848 Karl Marx y Friedrich Engels redactaron el Manifest der Kommunistischen Partei. En este célebre tratado político aparecería una frase con una carga intencionalmente internacionalista, que supone el punto de partida de este proyecto. Esta frase, Die Arbeiter haben kein Vaterland, se puede traducir como “Los trabajadores no tienen ninguna patria” pero también como “Los trabajadores no tenemos ninguna patria”, dando lugar a una doble posibilidad, inclusiva o excluyente, por parte de quien la enuncia.

A raíz de las polémicas decisiones acordadas por una Unión Europea capitaneada por Alemania alrededor de la llamada Crisis migratoria decido hacer un giro de la frase original y la convierto en Die Arbeiter aus dem Süden haben kein Vaterland (“Los trabajadores del Sur no tienen / tenemos ninguna patria”). Esta nueva frase ha sido dibujada a mano sobre una manta térmica de supervivencia, conformando un círculo de tipografía gótica. Por un lado aludo a una forma gráfica recurrente en el pasado alemán, y por el otro, al diseño de la actual bandera europea. El “Sur” se enuncia aquí como una doble posibilidad: los estados y naciones del sur de Europa, o el Gran Sur, el que queda por debajo de la frontera-fortaleza.

La instalación se completa con 10 imágenes microimpresas (19 x 19 mm.) extraídas de prensa en las que aparecen ciudadanos europeos de pleno derecho manifestándose en contra del derecho de asilo de los refugiados. Estas imágenes han de ser vistas a través de su correspondiente cuentahilos.