Sin título (Nación)
Sin título (Nación)
Sin título (Nación)
Sin título (Nación)
Sin título (Nación)

Sin título (Nación)

Sin título (Nación) pretende cuestionar la labor meramente lingüística de los archivos léxicos –como los diccionarios–, que en realidad se tornan articuladores políticos, ya que se encargan de gestionar conceptos e imaginarios tan complejos como los territoriales. Los términos inexactos, vagos e incluso contradictorios que la Institución nos brinda para las palabras que definen los territorios nos ayudan a comprender, más allá de su intento simplista, que las realidades son complejas y difusas, que hay territorios que son países sin ser naciones, que hay naciones sin estado, y que hay lugares que no caben en ninguna de esas definiciones. Las definiciones contenidas en el diccionario se basan, precisamente, en la ficción de la precisión y la imposibilidad de nombrar a partir de un solo término cerrado y único.

A lo largo de estas nueve piezas, se reproducen de manera precisa todas y cada una de las referencias al territorio que la Real Academia Española establece para las mismas, siendo ésta la institución que establece las normas de uso de la lengua castellana desde el año 1713. Las palabras tomadas son: nación, estado, nacionalidad, país, patria, pueblo, reino, territorio y tierra. La grandilocuencia que pretenden esas ineficaces definiciones se contraponen a lo matérico de la tierra con la que se ha inscrito sobre el lienzo.